ACHS entrega consejos para que el teletrabajo no genere malestar psicológico

Se trata de una serie de recomendaciones psicológicas orientadas especialmente a aquellas personas no están acostumbradas al teletrabajo.

Con la situación mundial referida al Coronavirus, muchos trabajadores deberán quedarse en casa durante largos periodos realizando teletrabajo. El estar trabajando en casa confinado, especialmente cuando no se está acostumbrado al teletrabajo, puede generar malestar psicológico que se debe tratar de prevenir.

Según la Asociación Chilena de Seguridad (ACHS) es esencial que los trabajadores se centren psicológicamente en que al no salir estamos ayudando al bien común y que el aislamiento es esencial para toda la sociedad.

En la ACHS crearon una serie de recomendaciones psicológicas para periodos largos trabajando dentro de casa, tomando en consideración a lo referido por la Organización Mundial de la Salud y su “Mental Health and Psychosocial Considerations During COVID-19 Outbreak” del 12 de marzo del 2020.

¿Cómo preparar el día?

– Mantén tu lugar de trabajo lo más limpio y ordenado que puedas.
– De ser posible, no trabajes en la misma habitación donde duermes, ya que esto ayudará a generar un límite entre lo laboral y doméstico, generando un distanciamiento psicológico con el trabajo. Además, ayudará a que cuando acabe el horario laboral puedas simplemente “dejar de ver” el lugar de trabajo.
– Si no puedes dejar de trabajar en la misma habitación donde duermes, trata de separar visualmente (por ejemplo, con un mueble) el lugar donde trabajarás y donde dormirás.

Para iniciar el trabajo

– Se recomienda siempre ducharse.
– Hacer la cama.
– Cambiarse de ropa (no se recomienda trabajar en pijama, ya que eso no permite generar una distancia psicológica entre tu vida doméstica y el momento de trabajo).
– Ordenar el lugar de trabajo.
– Preparar un café de “inicio”.

Esto permitirá que no estemos “trabajando” luego de terminado el horario que nos habíamos puesto para generar esta labor

Para terminar

– Guardar todo lo que se utiliza para trabajar.
– Cerrar el notebook.
– Poner algo sobre lo trabajado o esconder el mouse o el lápiz de trabajo.

Lo importante es un gesto que se genere a diario y que nos muestre que hemos dejado de trabajar.

Share on facebook
Facebook
Share on skype
Skype
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *